Þingeyri. la llegada


salimos con el mini-bus a las 11 de la mañana desde reykjavík.

en islandia, si no te vas a desplazar por la route1, a la hora de expresar distancias,  al igual que en la montaña, no tiene sentido hablar de km, sino de horas. a lo largo de las más de 7 horas de trayecto hacemos algunas breves paradas para estirar los pies. la primera, en borgarnes, o mejor dicho en el bonus de la ciudad. bonus es la más famosa (y barata) cadena de supermercados que puedes encontrar en islandia.

P1010839_

la siguiente parada, la más larga, es en Borgarfjörður, dónde se ubica el cráter grábrók (173m).  esta vez, además de estirar, también podremos flexionar las piernas. una vez arriba podemos contemplar las vistas y hacernos una idea de qué espectaculares paisajes nos aguardan.

tras algo más de 7 horas de viaje llegamos por fin a Þingeyri. a la entrada del pueblo se encuentra la escuela, la que será nuestra casa durante los próximos dias. allí nos recibe einar, un simpático islandés con una singular risa.  él va a ser nuestro capataz. tras explicarnos brevemente qué podemos  hacer y encontrar en el pueblo, nos agradece que hayamos acudido como voluntarios y nos explica en qué consistirá nuestro trabajo durante las próximas semanas (eso será en el siguiente capítulo).

ahora a culturizarse un poco… Þingeyri está ubicada en la región de Westfjords, una de las zonas más deshabitadas de islandia. Westfjords es sinónimo de naturaleza en estado puro. concretamente estamos  en el fiordo de Dýrafjörður. actualmente la población es de 265 habitantes. 20 años atrás ésta era de más del triple. éste es uno de los motivos por el cual se ha decidido  organizar el campo de trabajo aquí; se desean mejorar las infraestructuras y servicios del pueblo para potenciarlo en la zona y que recupere la importancia (y población) que tuvo antaño.

tras despedirnos de einar, dejamos nuestras pertinencias en la escuela. las instalaciones son una sorpresa; baños nuevos, aulas con colchones para dormir y la cocina es una pasada (grande y tiene de todo). fuera hay una cancha de basket y otra de futbol. desde la ventana te puedes quedar embobado contemplando los impresionantes fiordos que nos envuelven.

esta noche, un vecino nos ha invitado a su casa a cenar y darnos la bienvenida. es una de las personas que más activamente está trabajando para darle un nuevo aire al pueblo. uno de los detalles que me sorprende es el derroche de agua que el buen hombre hace;  mientras se dirige a nosotros, litros y litros de agua se pierden por el desagüe. pero en islandia si hay alguna cosa que sobra, es el agua. si no es gratis, su precio es de risa. por supuesto que el agua del grifo es potable (es raro encontrar botellas de agua  -grandes- en los supermercados) y de muy buena calidad. de hecho, su calidad y pureza es tan alta que esta no pasa por ningún tipo de filtro.

trás una deliciosa cena, y una charla en la terraza contemplando la puesta del sol, nos despedimos de nuestro anfitrión. mañana comienza el trabajo!!

ALGUNAS FOTOS MÁS
Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo islandia, viajes

2 Respuestas a “Þingeyri. la llegada

  1. Rodya, gracias por pasarte por el blog y suerte en tu proyecto islandés. Impresionantes paisajes, ¡qué envidia!

  2. no hay de qué. gracias a ti también por la visita.
    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s