Experimentando


Mucha gente mantiene la opinión de que el hombre es bueno por naturaleza, mientras que otros afirman todo lo contrario. Pues bien, yo no pienso que sea todo blanco o todo negro, aunque algunas veces yo mismo actúe siguiendo esta filosofía, y que mi visión sobre el futuro del mundo no sea precisamente optimista…

Y es que no todos son tan malos, ni todos tan buenos. Este post no trata de justificar ni exculpar ciertas acciones o comportamientos, sino reflejar cómo puede llegar a comportarse el ser humano bajo determinadas circunstancias. Es decir, demostrar qué decisiones puede llegar a tomar una persona, por ejemplo, bajo el mando de una autoridad. Y puede resultar muy fácil desde la distancia jugzar los actos de estos individuos como barbaridades, pero vistos los resultados de estos experimentos, a ver quien es capaz de decir yo no haría esto o yo no haría lo otro. Pues lo dicho, no me enrollo más y voy a exponer de forma breve dos experimentos que han tenido una gran trascendencia; el de Milgram y el de la carcel de Stanford.


El experimento de Milgram

 Muestra hasta que punto es capaz de infringir dolor una persona a otra por el mero hecho de estar bajo la supervisión de un superior. Explicado de manera muy rápida: el experimento consta de 3 personas: el alumno (que en realidad es un actor), el profesor (la persona que hace las preguntas,  y que es la persona que en realidad será analizada) y el experimentador (que da las órdenes al profesor).

Entonces, el profesor y el experimentador entran en una sala, y éste último le muestra a otra persona (el alumno) que está atado a una silla y tiene con una serie de electrodos en el cuerpo. El profesor deberá ir realizando una serie de preguntas al alumno y cuando éste falle aplicarle una descarga, que irá aumentando progresivamente.

Las primeras descargas son leves, pero a medida que va subiendo la potencia, los gritos del alumno son más y más fuertes. En algunos momentos los profesores se detienen preocupándose por el estado del alumno (al que no ven) o por los daños que le puedan causar, pero al recibir las órdenes de su superior, que alega que es parte del experimento y deben continuar, la gran mayoría siguen.

En las preguntas finales se aplican descargas de más de 250V. Antes de realizar el experimento se realizó una estimación de cuanta gente pensaban que seguiría hasta el final del experimento, y se obtuvieron resultados en torno al 10%, mientras que en la realidad, para sorpresa de todos, 2 de cada 3 participantes llegaron hasta el final, pese a conocer el dolor que estaban infligiendo a sus alumnos. Una de las lecturas que se pueden hacer de este experimento, es que muchas personas, al no sentirse plenamente responsable de sus actos y que consideran que tan solo están siguiendo órdenes de un superior, deciden continuar con el experimento. En esta página se explica más detalladamente el funcionamiento del mismo. Y aquí un vídeo donde se recrea el experimento y se entiende mucho mejor.

El experimento de la cárcel de Stanford

Casi todas las personas podemos ser inducidas a actuar con violencia cuando el entorno favorece una serie de procesos psicológicos.

Este experimento, realizado en el año 1971 en la universidad de Stanford por un grupo de investigadores, trata de demostrar la influencia de un entorno desfavorable en personas aparentemente normales. El experimento tuvo que ser cancelado antes de lo previsto por los incidentes dentro de la cárcel.

En él, participan una serie de voluntarios que son elegidos tras ser analizados física y psicologicamente. A un grupo de ellos se les asignará el rol de prisioneros, mientras que a otros el de guardianes. Al poco tiempo, los guardianes empezaron a infligir castigos y vejaciones a sus prisioneros.

Estos comportamientos pueden traer a la memoria los recientes casos como las tropas americanas que, entre otras,  invadieron Iraq o los guardianes en los campos de concentración nazi.

En esta página se explica más detalladamente el experimento. Y aquí un video donde se comenta el experimento y sus resutados.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo filosofía barata

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s