Akureyri hitch-hiking express


El jueves se me pasó por la cabeza la idea de pasar el fin de semana fuera de Reykjavík, aprovechando que no había ninguna excursión o evento interesante.

Estuve tanteando posibles compañeros de viaje, pero entre que algunos tenían clases el sábado; otros exámenes el lunes; y que la mayoría de la gente se había apuntado a una excursión del Blue Lagoon (dónde ya había estado el verano pasado y no tenía pensado ir), la única opción era lanzarse sólo a la aventura.

Teniendo en cuenta que era la primera vez que iba a hacer autostop solo, y después de leer algunos comentarios, decidí desplazarme a lo largo de la route1 (carretera que rodea la isla) dirección a Akureyri, ya que a estas alturas del año es donde existe un mayor tráfico. Si quieres desplazarte hacia el norte, lo mejor es coger un bus de línea que te deje hacia las afueras de Reykjavík. Una de las opciones es ir hacia Mosfellsbær y bajarte en la parada de Haholt (bus 15)  o en Kjalarnes (bus 57), aunque esta última deja algo alejado de la route1 y sólo es aconsejable si vas hacia Borgarnes o Akureyri.

También estuve mirando horarios de autobuses por si me quedaba tirado y me viera bastante mal, aunque el precio del trayecto, 10.000 ISK, me quitaban las ganas de siquiera pensarlo. En Islandia, también existe otra alternativa para desplazarse de una manera económica: se trata de Samstag, una página web en que la gente pone anuncios para compartir coche, bien sean los pasajeros ofertando plazas libres, o alguna pidiendo por un coche que haga ese mismo recorrido.

Al final, el sábado por la mañana cogí en Hlemur (principal estación de Reykjaviík) el 15 y me baje en Mosfellsbær. Bueno, mentira, incluso un poco más lejos, porque se me paso la parada. Fui siguiendo los carteles y me planté el la Route1. Caminé un poco y me detuve en la salida de una de las rotondas, que un lugar idóneo para que te recojan, ya que los coches van bastante despacio y se pueden parar fácilmente. Casi todo el mundo que me recogió eran islandeses, que te hacían un hueco en su coche, aunque lo llevaran hasta los topes. La mayoría de gente que me recogió eran islandeses, así que durante este fin de semana he estado practicando bastante inglés.

5-10 minutos es lo que tardó en recogerme un matrimonio islandés que iba hacia Akryanes a recoger setas, así que me dejaron en el desvío con la route1. en islandia no es muy tìpico ir a recoger setas, aunque está creciendo la tradición en los últimos años. Tenían una hija que estuvo estudiando en Barcelona fotografía. En Islandia es increíble la gente que ha estado en España. Sin exagerar, 2 de cada 3 personas han ido al menos una vez. Y en cuanto a destinos, si les decís si fueron a Alicante o Málaga, seguro que os equivocáis muy pocas veces.

En menos de 5 minutos me recogió una abuelita que iba a Borgarnes, a una media hora. Hablamos todo lo que me permitió mi islandés de “Eg heiti Alberto“, “Ég er frá Spani” y poco más.

Caminé hasta la salida del pueblo (para dar un poco de pena) y en menos de 5 minutos me recogió otro islandés que iba solo, en dirección a los fiordos del oeste. Durante la hora que le acompañé e el trayecto estuvimos hablando de todo, desde lo que estaba haciendo en el país, pasando por las universidades en Islandia (él trabajaba en la Iceland Háskoli), hasta el Real Madrid, equipo que el seguía, porque sus padre era alemán, y este año había fichado a Khedira y Özil. Durante el trayecto me alegré al reconocer el volcán Grábrok, dónde nos paramos el año pasado cuando íbamos hacia þingeyri.

Así que me quedé en una carretera en medio de la nada, a 250 km de Reykjavík. Esto está pan comido pensé yo. Con la pena que voy a dar, es imposible que esté más de 5 minutos. Pero pasaron 5, 10, 15, 20 minutos y nada. Pasaban auténticas bestias 4×4 a toda velocidad. Y el único coche que se paró se iba hacia los Westfjords. Al final, tras esperar casi una hora, se paró una pareja de abuelitos que iban hacia Akureyri. Perfecto! Durante el camino fuimos hablando bastante sobre la zona, y mis planes para el fin de semana.

Sobre las 17:30 de la tardé llegamos a Akureyri. Más de una vez por el camino me comentó que habían anunciado mal tiempo para la noche y que podía llover e incluso podía nevar al día siguiente. La verdad es que hacía bastante rasca, y la temperatura de 1ºC me dio una buena bofetada en la cara y me hizo replantearlo.

Me acompaño hasta el camping pero estaba cerrado, aunque mi intención real era hacer acampada libre. Así que fuimos al hostel de la HI, dónde al final me quedé, más que nada porque era sábado y quería ver si alguien se animaba a salir por la noche. Estuve dando una vuelta por el puerto y  el centro de Akureyri. En la cena conocí a un catalán y un alemán muy cachondos. Nos echamos unas buenas risas, y por la noche acabé saliendo con el catalán hasta altas horas.

A la mañana siguiente visto el tiempo que hacía y aprovechando que el catalán iba en dirección a Reykjavík, decidí bajar con él y descartar ir hasta el lago Myvatn y las cataratas de Godafoss. Akureyri es una buena estación base para hacer escapadas o excursiones, como el hiking al monte Súlur, así que está claro que volveré.

Con Norman, el chico catalán que estaba dando la vuelta a la isla, estuve cerca de hora y media. Me dejó en el desvío hacia Sauðárkrókur. Caminé un rato hasta la salida del pueblo y en menos de 5 minutos se paró un señor de Chicago que estaba dando la vuelta a la isla también. Con él estuve algo más de una hora charlando de todo. Desde qué no perderse en Islandia, hasta si sabía dónde estaba la base de datos de Wikileaks. Me dejó en el desvío hacia Hvammstangi.

Caminé unos 20 minutos hacia abajo, ya que estaba en una bajada, y sería más fácil que los coches me recogieran a la salida de un puente. Estuve unos 20 minutos esperando sin suerte, hasta que un tipo que iba hasta el siguiente fiordo me recogió. Me dejó al cabo de 20 minutos durante los cuales hablamos más bien poco.

A los 5 minutos me recogió una pareja que iba rumbo a Reykjavík. Entre que no hablamos mucho durante el camino y que estaba destrozado, me acabé durmiendo durante gran parte del trayecto y llegué a Reykjavík sobre las 6 de la tarde.

Y aquí acaba esta aventura, que seguro que no será la última. Hacer autostop es una manera muy interesante de conocer un país, su cultura y su gente. Ah, creo que ya tengo compañeros para las próximas escapadas. Pero habrá que esperar hasta el próximo fin de semana, que este toca Oktoberfest.

Hitch-hiking in Iceland

Algunos enlaces pueden ser útiles si quieres hacer autostop:

Hitchwiki: la wikipedia del autostop en Islandia.

Hitchwiki, Reykjavík: En este caso para salidas desde Reykjavík.

– Horarios autobuses interurbanos: mánudaga-föstudaga= lunes a viernes, laugardaga = sábados,  sunnu og helgidaga = domingos y festivos

Samferda: anuncios para compartir coche.

– Hitchbase: listado sobre dónde es mejor hacer autostop. Ordenado alfabéticamente. Que yo haya visto, salen Akureyri y Reykjavík.

Hitchhinking in Iceland: un poco de información sobre el autostop en Islandia.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo islandia, viajes

5 Respuestas a “Akureyri hitch-hiking express

  1. tomasson

    una buena aventura, si señor!

  2. pues a la próxima ya sabes!

  3. Janine

    quiero tambien!!! disfruta tus aventuras!!!

  4. Janine

    a ver..oktoberfest en islandia??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s