Bratislava


Después de tres días en Budapest, cogimos un tren que nos llevaría a Bratislava. En algo más de tres horas nos plantamos en la capital eslovaca.

La estación de trenes de Bratislava no está en el centro. Pero andando se puede llegar tranquilamente en un cuarto de hora. Además, es bajada. Bratislava nos recibió con tanta calor, que no dudamos en mojarnos la cara en la fuente que había frente al Palacio Presidencial.

Esta vez hubo más suerte con el alojamiento. Encontramos sin problemas el Downtown Backpackers Hostel y había sitio, así que no había mucho más que pensar. Nos recibieron con una típica bebida eslovaca.

Los tranvías recorren toda la ciudad.

Y algún que otro autocar

Subiendo una pequeña colina se llega al Castillo de Bratislava, desde donde se puede contemplar una panorámica de la ciudad y el curso que sigue el río Danubio a su paso por estas tierras.

Algunas muestras de arte urbano de la capital.

El casco antiguo de Bratislava es bastante pequeño. Se puede ver en un día, incluso una tarde. Pese a la proximidad, se nota bastante la diferencia con Budapest. La parte antigua es idéntica a la de otras ciudades como Tallín, por poner un ejemplo. No faltan las terrazas donde poder degustar un buen goulash.

La avenida principal

Parque Sad Janka Krala, al otro lado del río Danubio.

Vistas del Castillo de Bratislava desde la otra orilla.

Y del río Danubio desde uno de los puentes que lo cruzan.

Tranvías a su paso por la avenida principal


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo viajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s