Archivo de la categoría: personal

Primera semana en Brno

Hace justo una semana aterrizaba en Brno, República Checa. Hasta ahora no he podido disfrutar mucho de la ciudad, ya que entre el trabajo y todos los trámites poco tiempo libre o fuerzas he tenido.

¿Y qué hago aquí? Pues he venido a trabajar (3 meses de prueba y luego ya se verá, aunque en principio no el “ya se verá” que todos conocemos en España). Mi salida no tiene que ver con la situación que hay allí (donde  el sector IT es precisamente de los menos perjudicados), sino que era algo que ya tenía en mente desde hacía varios años. En un principio el destino iba a ser Asia, pero al final la cosa se torció y decidí incluir en la lista de países futuribles a varios europeos.

living in brno

Brno es una ciudad poco conocida más allá del Gran Premio de motociclismo. No es un gran destino turístico dentro de la República Checa (ciudades con más encanto como Cesky Krumlov o los balnearios de Karlovy Vary y, por supuesto, Praga la superan). Mucha gente dice que Brno es una ciudad fea pequeña. Por lo poco que he visto y me han comentado yo lo cambiaría por sucia y entretenida.

La oferta cultural es muy alta y está llena de estudiantes  (de los 400.000 habitantes, casi 100.000 son estudiantes —muchos de ellos Erasmus). Y Es un punto estratégico para viajar en el centro de Europa (conectada entre dos y tres horas con Praga, Viena, Bratislava o Cracovia).

A partir de ahora estaré en livinginbrno.es, donde espero ir escribiendo sobre mi nueva ciudad, y todas las escapadas que tiempo y dinero me permitan hacer. ¡Ahoj!

 

Deja un comentario

Archivado bajo brno, personal

Josep Truyol i Otero

En casa de mis abuelos siempre que hablan de mi afición por la fotografía acaban mencionando al abuelo Truyol.

Siempre me he preguntado qué hacían tantas fotografías antiguas de Palma colgadas en una sala de casa de mis abuelos. Eran del abuelo de mi abuela, Josep Truyol i Otero, uno de los más célebres fotógrafos y cineastas mallorquines.

Josep Truyol i Otero nació el 16 de Febrero de 1868 en Palma. Muy joven marchó a Barcelona para realizar los estudios de fotografía y a los 19 años estableció su propio estudio de fotografía.

Siempre estuvo muy interesado en los avances de la fotografía y en 1900 viajó a la Exposición Internacional de París, donde empezó a interesarse por el cine. Fue en este momento cuando se le pasó por al cabeza la idea de montar su propia sala de proyecciones.

En Diciembre de 1903 abrió las puertas del Cinematógrafo Truyol, en la calle Marina (actual S’Hort del rei), donde además de importantes películas extranjeras también proyectaba sus propios films. Abría de esta manera el primer cinematógrafo con sesiones regulares de Palma.

Siete años más tarde, en 1910, tuvo que cerrar el local debido a los precios más bajos ofrecidos por el Teatro Lírico, que contaba con un aforo mucho mayor.

Fue a partir de este momento cuando Truyol decidió dedicarse en exclusiva a la producción de films y obra fotográfica. Compaginó la fotografía y filmación de los puntos más emblemáticos de la isla con las fotos de retrato. Sus hijos fueron un tema muy recurrentes en películas y fotografías. En muchas de ellas aparecen en divertidos montajes, como en esta en la que sus hijos simulan un accidente de coche.

accidente truyol

Los problemas económicos de Truyol después del cierre del cinematógrafo así como la promesa de un tío suyo que le plantéo la posibilidad de exhibir sus films en Madrid que finalmente no se cumplió le provocaron a Truyol una gran decepción. Tal fue la decepción que le llevaeron a tomar una drástica decisión: quemó en el jardín de su casa casi todas las películas que había filmado.

De los pocos films que se conservan hoy en día podemos encontrar la llegada del tren de Soller, 1913 (parte 1 parte 2).

Hace poco emitieron un reportaje en el telediario de  IB3 hablando sobre los primeros cinematógrafos en Mallorca. El hombre que aparece hablando es Pep Truyol i Thomás, uno de los nietos (primo de mi abuela) y propietario del archivo fotográfico de Truyol.

[vimeo 75750353 height=283 width=500]

La bibliografía dedicada en exclusiva a Truyol no es muy abundante. Básicamente se compone de dos libros. El primero, “Josep Truyol, Fotògraf i cineasta” es un estudio muy completo de Catalina Aguiló sobre el mallorquín. El segundo, “Josep Truyol (1868-1949) : Arxiu del So i la Imatge de Mallorca” es una colección de las fotografías que se expusieron en Sa Nostra con motivo del 50 aniversario de la muerte del fotógrafo.

josep truyol i otero bibliofrafia

Existe también una producción de Canal 4-Mallorca. “La imatge cremada” (‘la imagen quemada’) es un documental que recoge la vida y obra del fotógrafo mallorquín. Es el único documento que no he podido encontrar hasta el momento, a ver si visitando el archivo de la ya extinta Canal4 puedo conseguir algo.

Mi abuela siempre me había dicho que el abuelo Truyol era una persona muy seria y al que le tenía algo de miedo. Viendo sus autorretratos nos podemos hacer a la idea. Este es un regalo que le hizo a mi abuela por su segundo cumpleaños.

cata

Mi pequeño homenaje es esta serie de fotografía comparativa (que consiste en localizar fotografías antiguas y compararlas con el resultado actual de ese mismo lugar) hechas con algunas de las que tenía en casa. En un futuro me gustaría seguir investigando más sobre la figura de mi tatara-abuelo y ampliar este pequeño proyecto.

Avenida Antonio Maura

antonio maura

 Castillo de San Carlos

castillo san carlos collage

 Gran Hotel

gran hotel sin marco

 Casa Berca

jutges collage

 Fachada de la Catedral y la Almudaina

la seu

 Fachada de La Seu

façana la seu _ collage DSC_0646 (2013) vs DSC_0426_ (truyol)

Deja un comentario

Archivado bajo foto, personal

He venido a Kumasi sin objetivo alguno. Por lo general se cree que tener un objetivo marcado es algo bueno: que la persona sabe lo que quiere y que lo persigue; por otra parte, sin embargo, tal situación le impone unas anteojeras, como las de los caballos: ve única y exclusivamente su objetivo y nada más. Y ocurre, por el contrario, que lo que está más allá, lo que se sale del límite impuesto en amplitud y profundidad puede resultar mucho más interesante e importante. A fin de cuentas, entrar en un mundo diferente significa penetrar en un misterio, y ese misterio puede guardar muchos laberintos y recovecos, ¡tantos enigmas e incógnitas!

Ébano — Ryszard Kapuściński

Deja un comentario

Archivado bajo filosofía barata, personal

Mirades

El año pasado participé en un concurso de fotografía de mi universidad, organizado con motivo del día de Sant Jordi. Salí muy contento, ya que era la primera vez que participaba y me llevé un áccesit con la serie “Silenci”. Este año también aposté por una serie en blanco y negro, pero no ha habido tanta suerte. Aunque al menos las han expuesto  : P

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Me gustó mucho otra serie, también en blanco y negro, pero tampoco se llevó ningún premio; del título no me acuerdo, así que a ver si actualizan la página y la pongo, que aún siguen con las obras del año pasado.

Deja un comentario

Archivado bajo foto, personal

Sant Jordi 2011

Día del libro y del negocio de las rosas, en Barcelona. Pese a que cada 23 de Abril por la noche me prometía que no volvería, acababa repitiendo algún que otro año. Ver el ambiente, hacer algunas fotos de tal espectáculo de gente o sortear a los vendedores de rosas fueron buenas excusas. Hoy quizá me anime a verlo, más tranquilamente, en Palma.

Aprovecho la ocasión para poner unas citas de algunos los libros que más me han marcado.

1. Crimen y castigo, Fiódor Dostoyevski

“El Hombre extraordinario tiene derecho, no oficialmente, sino por sí mismo a autorizar a su conciencia a franquear ciertos obstáculos, en el caso de exigirlo así la realidad de su idea, que en ocasiones puede ser útil a todo el género humano. A mi manera de ver, si los inventos de Kepler y Newton, a consecuencia de determinadas circunstancias, no hubieran podido darse a conocer más que por el sacrificio de una, de diez, de cientos, o de un número mayor de vidas que hubiesen constituido un obstáculo para tales descubrimientos. Newton habría tenido derecho, más aún, habría tenido la obligación de suprimir esos diez o esos cien hombres para que su descubrimiento llegaran al conocimiento del mundo”.

2. Matar un ruiseñor. Harper Lee

“Cuando se acercaba a los trece años, mi hermano Jem sufrió una peligrosa fractura del brazo, a la altura del codo. Cuando sanó, y sus temores de que jamás podría volver a jugar fútbol se mitigaron, raras veces se acordaba de aquel percance. El brazo izquierdo le quedó algo más corto que el derecho; si estaba de pie o andaba, el dorso de la mano formaba ángulo recto con el cuerpo, el pulgar rozaba el muslo. A Jem no podía preocuparle menos, con tal de que pudiera pasar y chutar”.

“Hay muchas cosas feas en el mundo, me gustaría que nos las vieras, pero no es posible”.

3. El conde de Montecristo. Alejandro Dumas

“Posiblemente, de haberme encontrado en libertad, mi cabeza sólo se hubiese ocupado de cosas triviales. Para descubrir ciertas minas subterráneas de la inteligencia humana se necesita a veces que uno sea desgraciado. Sin la presión no estalla la pólvora”. 

“La pólvora no explota sin estar comprimida; la cautividad ha reunido en un solo punto mis facultades y han entrado en contacto en un espacio reducido, y como no ignoráis, del choque de las nubes resulta la electricidad, de la electricidad el rayo, y del rayo la luz”.

“Todo mal tiene dos remedios; el tiempo y el silencio”.

4. La tregua, Mario Benedetti

“Este vez me metí en un café; conseguí una mesa junto a la ventana. En un lapso de una hora y cuarto, pasaron exactamente treinta y cinco mujeres de interés. Para entretenerme hice una estadística sobre qué me gustaba más en cada una de ellas. Lo apunté en la servilleta de papel. Este es el resultado. De dos, me gustó la cara; de cuatro, el pelo; de seis, el busto; de ocho, las piernas; de quince, el trasero. Amplia victoria de los traseros”.

“Si alguna vez me suicido será en domingo. Es el día más desalentador, el más insulso. Quisiera quedarme en la cama hasta tarde, por lo menos hasta las nueve o las diez, pero a las seis y media me despierto solo y ya no puedo pegar los ojos. A veces pienso qué haré cuando toda mi vida sea domingo”.

5. 1984, George Orwell

“No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura”.

“Si quien controla el pasado, controla el futuro, ¿Quien controla el presente, controla el pasado?”

“La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza”.

6. Pedro y el Capitán, Mario Benedetti

“Siempre pasa eso en la primera sesión. Incluso es bueno que la gente no hable de entrada. Yo tampoco hablaría en la primera. Después de todo no es tan difícil aguantar unas trompadas y ayuda  a que uno se sienta bien . ¿Verdad que te sentís bien por no haber hablado? [Silencio de Pedro]”.

7.  La conjura de los necios, J.K. Toole

“Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él” [cita de Jonathan Swift]

8. El gran Gatsby, Scott Fitzgerald

“Durante mis años más jóvenes, mi padre me dio un consejo que siempre he tenido presente. ‘Siempre que estés dispuesto a criticar a alguien,’ me dijo, ‘sólo recuerda que todas las personas en este mundo no han tenido las ventajas que tú has tenido’.”

9. El retrato de dorian gray, Oscar Wilde

“Sólo la gente superficial necesita años para deshacerse de una emoción. Un hombre que sea dueño de sí mismo puede acabar con una pena con tanta facilidad como puede inventar un placer.”

“Los que son fieles conocen únicamente el lado trivial del amor; el infiel es el que conoce las tragedias del amor.”

10. Abierto toda la noche, David Trueba

“Ocurre a veces,cuando los ojos de una persona no se limitan a mirarte,sino que te absorben,te introducen en un túnel donde sólo puedes abrazarte al vértigo..”

Deja un comentario

Archivado bajo barna, personal

Utopía

Ella estaba en el horizonte.
Me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos.

Camino dos pasos y
el horizonte se corre
diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine,
nunca la alcanzaré.
¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.

1 comentario

Archivado bajo filosofía barata, personal