El tifón Tembin azota el sur de Taiwan

Uno de los últimos fines de semana que teníamos libre lo teníamos pensado pasar en Kenting, al sur de la isla, donde están las mejor playas de la isla y un de los Parques Nacionales más famosos.

Pero el tiempo parecía que no iba a estar de nuestra parte. Y en Taiwan cuando uno dice que el tiempo no estará de su parte no se refiere a que vaya a llover, o a  llover mucho, no. Estaba previsto que Tembin, uno de los mayores tifones de los últimos años, azotase la isla.

Los días previos a la (supuesta) llegada del tifón nos quedamos en la oficina ya que Jhihben, el parque natural donde trabajamos, estaba cerrado por precaución.

Para hacerse una idea de la fuerza que puede tener un tifón (y el agua que baja desde la montaña) basta ver estas fotos de 2009, del tifón Morakot.  Recuerdo uno de los primeros días cuando un voluntarios que nos acompañaba de vuelta a casa señaló una explanada vacía diciendo “Aquí había un hotel. Con un tifón cayó en cuestión de minutos”. Exagerado, pensé. O que quizás estuviese construido deprisa y mal. Pues no. En ese caso fallaron los muros de contención del río y poco pudieron hacer los cimientos del edificio.

http://www.boston.com/bigpicture/2009/08/typhoon_morakot.html

Ahora ya han reforzado los muros y no debería volver a pasar. Eso al menos es lo que me gustaba pensar. Y es que cada día para ir al parque pasábamos por esa misma carretera.

Volvamos a Tembin. Los días previos a la llegada Taitung, dónde estaba pensado que aterrizase el tifón, empezó a adquirir aspecto de ciudad fantasma. Locales y puestos de comida cerrados, calles medio desiertas y algún equipo de televisión dando la última hora.

Pasé la noche enganchado a Twitter y foros que seguían el tifón. Había mucha expectación. Si no perdía fuerza podía ser uno de los más espectaculares de los últimos años, incluso mayor que Morakot.

http://foro.tiempo.com/tifon-tembin-categoria-2-15w-islas-filipinas-pacifico-oeste-t138548.0.html

Pasaban las horas y sin noticias de la llegada. Lluvia pero nada más, perdió algo de fuerza. Cuando fueron las 5 de la madrugada, y ya sin fuerzas (esta vez yo)  decidí ir a dormir pensando que el ruido me acabaría por despertar. Aunque subestimé el poder de mi sueño profundo cuando estoy cansado, así que cuando desperté el tifón ya había pasado de largo.

Decidí ir a dar una vuelta a la ciudad. Lo más grande, me dijeron, ya lo habían retirado: árboles y torretas de electricidad caídos, tejados de casas y naves despedazados de su estructura y completamente deformados, autobuses tumbados por la fuerza del viento, ramas por todos lados… Afortunadamente no hubo victimas.

Si algo tuvo de singular este tifón fue que le seguía otro aún mayor, mucho mayor. Por suerte para Taiwan la trayectoria de este segundo, de nombre Bolaven, no tenía previsto aterrizar en la isla.

Pero Tembin no dijo su última palabra. Bolaven, de dimensiones mucho mayores que el primero (que perdió gran fuerza una vez tocó tierra), consiguió que éste orbitara a su alrededor y cambiar su dirección. Eso se tradujo en que Tembin describió casi una vuelta completa, aunque esta segunda vez con menos fuerza y no impactó tan de lleno en el sur de la isla.

bolaven, tembin, taiwan, typhoon

 

 

Material relacionado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s