Sun Moon Lake a pedales

Aprovechando que esa mañana nos habíamos levantado muy pronto decidimos coger a primera hora unas bicis y pasar toda la mañana alrededor del lago.

Empezamos a pedalear sobre las nueve de la mañana, después de hacer el checkout en el hotel. Pero Taiwan es Taiwan y a esa hora el sol ya empieza a pegar que da gusto.

La primera parada fue el Wenwu Temple, a un kilómetro escaso de dónde alquilamos las bicicletas. Las vistas desde lo alto del lago y el tejado del tempo son espectaculares. Al otro lado de la carretera hay unas escaleras que bajan hasta el lago. Tiene exactamente 365 escalones y en cada uno de ellos aparece el nombre de alguna celebridad nacida ese día.

DSC_1319

DSC_1332

DSC_1342

DSC_1343

DSC_1363

DSC_1369

DSC_1376

DSC_1379

DSC_1380 (1)

Al poco rato llegamos al embarcadero donde el día anterior nos pilló una buena tormenta. Esta vez el tiempo sí que acompañaba pero optamos por seguir con nuestro camino.

Al llegar al núcleo de Ita Thao paramos para coger fuerzas  y comer unas alitas de pollo rellenas de arroz con pimienta que habíamos probado el día anterior con nuestros colegas. Para chuparse los dedos.

DSC_1380 (8)

DSC_1380 (9)

DSC_1380 (12)

DSC_1380 (13)

DSC_1380 (21)

DSC_1380 (24)

DSC_1380 (27)

En la segunda mitad del recorrido ya no hay que conducir por la carretera principal, sino desviarse por un camino de bicicletas: Yuetan bike path.

El hombre que nos alquiló las bicicletas nos avisó que había un punto en que el camino se bifurcaba. El camino para bicis no estaba completo así que teníamos que coger un desvío. El buen hombre nos dijo el nombre y al llegar los dos nombres nos sonaban igual de poco. Decidimos coger el que tenía más pinta de ser el camino bueno y obviamente nos equivocamos, pero de eso nos enteraríamos una hora después.

DSC_1380 (35)

DSC_1380 (42)

DSC_1380 (50)

DSC_1380 (53)

Después de pedalear un buen rato intentando descifrar en el mapa dónde estábamos y viendo que ese camino no llegaba a ninguna parte decidimos parar y preguntar. No había manera de entenderse con la poca gente que nos encontramos.

Nos indicaron como llegar al carril bici que buscábamos. Pero nosotros no contábamos con que el carril del que hablaban era distinto al que nosotros buscábamos. En la desesperación (teníamos que devolver las bicis en poco tiempo y coger uno de los últimos autobuses de vuelta a Taipei) decidimos dar media vuelta y deshacer el camino hecho.

Llegamos a la bifurcación y, ahora sí, tomamos el otro camino. Al poco rato acabamos llegando a la orilla del lago. Así que ya sabéis: si alguna vez hacéis este camino, en la bifurcación tomad el camino de la derecha.

DSC_1380 (55)

DSC_1380 (58)

DSC_1380 (61)

DSC_1380 (66)

DSC_1380 (68)

DSC_1380 (72)
Entradas relacionadas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s