Primera semana en Brno

Hace justo una semana aterrizaba en Brno, República Checa. Hasta ahora no he podido disfrutar mucho de la ciudad, ya que entre el trabajo y todos los trámites poco tiempo libre o fuerzas he tenido.

¿Y qué hago aquí? Pues he venido a trabajar (3 meses de prueba y luego ya se verá, aunque en principio no el “ya se verá” que todos conocemos en España). Mi salida no tiene que ver con la situación que hay allí (donde  el sector IT es precisamente de los menos perjudicados), sino que era algo que ya tenía en mente desde hacía varios años. En un principio el destino iba a ser Asia, pero al final la cosa se torció y decidí incluir en la lista de países futuribles a varios europeos.

living in brno

Brno es una ciudad poco conocida más allá del Gran Premio de motociclismo. No es un gran destino turístico dentro de la República Checa (ciudades con más encanto como Cesky Krumlov o los balnearios de Karlovy Vary y, por supuesto, Praga la superan). Mucha gente dice que Brno es una ciudad fea pequeña. Por lo poco que he visto y me han comentado yo lo cambiaría por sucia y entretenida.

La oferta cultural es muy alta y está llena de estudiantes  (de los 400.000 habitantes, casi 100.000 son estudiantes —muchos de ellos Erasmus). Y Es un punto estratégico para viajar en el centro de Europa (conectada entre dos y tres horas con Praga, Viena, Bratislava o Cracovia).

A partir de ahora estaré en livinginbrno.es, donde espero ir escribiendo sobre mi nueva ciudad, y todas las escapadas que tiempo y dinero me permitan hacer. ¡Ahoj!

 

Deja un comentario

Archivado bajo brno, personal

Josep Truyol i Otero

En casa de mis abuelos siempre que hablan de mi afición por la fotografía acaban mencionando al abuelo Truyol.

Siempre me he preguntado qué hacían tantas fotografías antiguas de Palma colgadas en una sala de casa de mis abuelos. Eran del abuelo de mi abuela, Josep Truyol i Otero, uno de los más célebres fotógrafos y cineastas mallorquines.

Josep Truyol i Otero nació el 16 de Febrero de 1868 en Palma. Muy joven marchó a Barcelona para realizar los estudios de fotografía y a los 19 años estableció su propio estudio de fotografía.

Siempre estuvo muy interesado en los avances de la fotografía y en 1900 viajó a la Exposición Internacional de París, donde empezó a interesarse por el cine. Fue en este momento cuando se le pasó por al cabeza la idea de montar su propia sala de proyecciones.

En Diciembre de 1903 abrió las puertas del Cinematógrafo Truyol, en la calle Marina (actual S’Hort del rei), donde además de importantes películas extranjeras también proyectaba sus propios films. Abría de esta manera el primer cinematógrafo con sesiones regulares de Palma.

Siete años más tarde, en 1910, tuvo que cerrar el local debido a los precios más bajos ofrecidos por el Teatro Lírico, que contaba con un aforo mucho mayor.

Fue a partir de este momento cuando Truyol decidió dedicarse en exclusiva a la producción de films y obra fotográfica. Compaginó la fotografía y filmación de los puntos más emblemáticos de la isla con las fotos de retrato. Sus hijos fueron un tema muy recurrentes en películas y fotografías. En muchas de ellas aparecen en divertidos montajes, como en esta en la que sus hijos simulan un accidente de coche.

accidente truyol

Los problemas económicos de Truyol después del cierre del cinematógrafo así como la promesa de un tío suyo que le plantéo la posibilidad de exhibir sus films en Madrid que finalmente no se cumplió le provocaron a Truyol una gran decepción. Tal fue la decepción que le llevaeron a tomar una drástica decisión: quemó en el jardín de su casa casi todas las películas que había filmado.

De los pocos films que se conservan hoy en día podemos encontrar la llegada del tren de Soller, 1913 (parte 1 parte 2).

Hace poco emitieron un reportaje en el telediario de  IB3 hablando sobre los primeros cinematógrafos en Mallorca. El hombre que aparece hablando es Pep Truyol i Thomás, uno de los nietos (primo de mi abuela) y propietario del archivo fotográfico de Truyol.

[vimeo 75750353 height=283 width=500]

La bibliografía dedicada en exclusiva a Truyol no es muy abundante. Básicamente se compone de dos libros. El primero, “Josep Truyol, Fotògraf i cineasta” es un estudio muy completo de Catalina Aguiló sobre el mallorquín. El segundo, “Josep Truyol (1868-1949) : Arxiu del So i la Imatge de Mallorca” es una colección de las fotografías que se expusieron en Sa Nostra con motivo del 50 aniversario de la muerte del fotógrafo.

josep truyol i otero bibliofrafia

Existe también una producción de Canal 4-Mallorca. “La imatge cremada” (‘la imagen quemada’) es un documental que recoge la vida y obra del fotógrafo mallorquín. Es el único documento que no he podido encontrar hasta el momento, a ver si visitando el archivo de la ya extinta Canal4 puedo conseguir algo.

Mi abuela siempre me había dicho que el abuelo Truyol era una persona muy seria y al que le tenía algo de miedo. Viendo sus autorretratos nos podemos hacer a la idea. Este es un regalo que le hizo a mi abuela por su segundo cumpleaños.

cata

Mi pequeño homenaje es esta serie de fotografía comparativa (que consiste en localizar fotografías antiguas y compararlas con el resultado actual de ese mismo lugar) hechas con algunas de las que tenía en casa. En un futuro me gustaría seguir investigando más sobre la figura de mi tatara-abuelo y ampliar este pequeño proyecto.

Avenida Antonio Maura

antonio maura

 Castillo de San Carlos

castillo san carlos collage

 Gran Hotel

gran hotel sin marco

 Casa Berca

jutges collage

 Fachada de la Catedral y la Almudaina

la seu

 Fachada de La Seu

façana la seu _ collage DSC_0646 (2013) vs DSC_0426_ (truyol)

Deja un comentario

Archivado bajo foto, personal

Escocia: Edimburgo, ciudad nueva

El domingo y el martes los aprovechamos para visitar a fondo la parte nueva de la ciudad, que apenas habíamos visto de pasada. La mañana El mediodía del domingo recorrimos la calle Cowgate, y fuimos haciendo un repaso a todos los pubs que habíamos visitado unas horas antes, que no fueron pocos (Three sisters, Sneaky Pets, Opium -nada que ver con el de Barcelona-, Bar Salsa o Irish Pub).

Y es que lo bueno de salir por Edimburgo (y en esto me recordó mucho a Reykjavík) es que en muy pocos sitios cobran entrada. La vestimenta (salvo en algún sitio más fashion) tampoco la miran mucho, sólo que no vistas con camisetas de algún equipo de fútbol (que puedan ocasionar peleas entre aficionados).

P1180394
Volvimos a cruzar el North Bridge, y subimos hasta la Calton Hill, desde donde hay unas vistas impresionantes de la ciudad. Eso sí, de camino paramos en el cementerio de turno (hay varios en el centro). Tuvimos muy buena suerte con el tiempo; mes de Noviembre y un buen sol que nos hizo.

P1180399

P1180413P1180424P1180462

Bajamos de nuevo al centro y seguimos callejeando hasta llegar a George Street, otra calle con ambiente, aunque no tan comercial como Princess St.
P1180481P1180485 (2)P1180487P1180492

P1180498

P1180499P1180516 P1180518

P1180520

Precisamente en George St. encontramos The Standing Order, un antiguo banco reconvertido en restaurante. La decoración impresiona, pero más aún los precios (para bien). A nosotros nos gustó tanto que el martes acabamos repitiendo.

P1180524 P1180531 P1180534 P1180536

P1180547  P1180568

 El martes por la mañana dimos una última vuelta por la ciudad y visitamos, como no,  el cementerio que teníamos frente al albergue. Uno de los muchos que hay en el centro de Edimburgo. Curiosa inscripción que había en una placa junto a una tumba.

P1180857

P1180861 P1180862

 Otra de las panorámicas más famosas de Edimburgo es la del castillo sobre la colina visto desde Princess Street.

P1180868 P1180870 P1180873

 Antes de coger el bus hacia el aeropuerto aprovechamos para visitar Water of Leith Walkway (camino del agua de Leith). Se trata de un camino que sigue el curso del río a las afueras de Edimburgo (se puede llegar a pie tranquilamente).

Caminando por este paseo a uno no le da la impresión de estar en la capital escocesa. El paseo es muy agradable y recomendable para evadirse de las masas de turistas. Cuando nosotros fuimos el acceso estaba cortado en un punto, así que tuvimos que dar media vuelta. En este artículo hablan sobre el lugar.

P1180881 P1180884

 Volviendo hacia el centro cruzamos un barrio residencial algo apartado de las calles principales y pasamos por la casa donde vivió Robert Louis Stevenson (para los de la LOGSE, el autor de ‘La isla del tesoro’), vimos alguna que otra calabaza del reciente Halloween, y unas bolsas negras que tras abrirlas acabamos descubriendo que los vecinos las usan para dejar su basura.

P1180892

P1180890

P1180891

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Archivado bajo viajes

Ruta de castillos por Inglaterra

Una vez vistos visitado Glasgow, Stirling y Edimburgo decidimos alquilar un coche y recorrer algunos castillos de la zona. Moverse en coche por Escocia es el mejor plan para conocer el país, pero dado que sólo teníamos unos pocos días decidimos fijar nuestra base en Glasgow y Edimburgo y hacer desde allí alguna que otra escapada.

P1180623

P1180624

 

La ruta que hicimos fue en dirección sur, por la costa sureste de Escocia, hasta entrar en Inglaterra (de lo que por cierto nos nos dimos ni cuenta).

El primer castillo que visitamos fue el de Lindisfarne, en Holy Island. Se trata de una pequeña construcción del siglo XVI, al que se accede a través de una carretera que desaparece cuando la marea sube.

Tuvimos bastante suerte porque llegamos allí sin saber que las mareas cubrían también la carretera de acceso. Dejamos el coche en el parking y comprobamos que teníamos tiempo suficiente para ver el castillo y hacer un poco el tonto por la zona.

La verdad es que cuando la marea sube no son bromas, y hay una foto en el parking que deja constancia de ello. Lo mejor es comprobar los horarios de las mareas antes de ir hasta allí. En esta página se pueden consultar las predicciones de las mareas.

P1180692

P1180630

P1180632

P1180640

P1180644

P1180653

P1180662

P1180665

P1180666

P1180671

P1180676

 

Siguiendo la carretera que bordea la costa en dirección sur llegamos al Castillo de Bamburgh, del siglo XIX y en mejor estado que el anterior. La situación del castillo, junto a la playa, también es única.

P1180736

P1180721

P1180726

 

Una vez vistos los dos castillos decidimos volver hacia el norte para visitar el pintoresco pueblo de Sant Andrews, famoso por su prestigiosa escuela de golf. Nada más salir a la carretera principal nos pasó lo típico; que vas conduciendo y te adelanta a todo trapo un camión cargado con una casa.

Seguimos conduciendo dirección norte sin mayor sobresalto hasta llegar al puente que atraviesa el Fiordo de Forth. Existen dos puentes que cruzan el estrecho: el gris, para los vehículos, y el Forth Bridge, el rojo y más famoso, por el que circula el ferrocarril. Aunque no íbamos muy bien de tiempo decidimos parar para echar unas cuantas fotos.

P1180741

P1180748

P1180752

P1180774 (2)

P1180780 (2)

P1180782

P1180794

P1180797 (2)

 

Llegamos a Sant Andrews casi de noche y aprovechamos para pasear por su inmensa playa, famosa por el colorido de las casas al otro lado de la bahía. El centro de la ciudad es tranquilo aunque no es raro ver a multitud de estudiantes de todo el mundo. Y es que la ciudad de Sant Andrews cuenta también con una de las universidades más prestigiosas y antiguas del Reino Unido.

También en la esta pequeña villa, apartado de la calle principal, se encuentra (los restos de) la Catedral de Sant Andrews, la que fuese en su tiempo el mayor templo de Escocia.

P1180815

P1180840

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Archivado bajo viajes

Escocia: Edimburgo y la Royal Mile

Pese a haber salido la noche anterior hicimos el checkout a una hora bastante decente y pusimos rumbo a Edimburgo. Y es lo bueno que tienen los países nórdicos (con excepción de Islandia), dónde la fiesta empieza relativamente pronto y puedes aprovechar el día siguiente después de haber salido la noche antes.

Edinburgo nos recibió lloviendo, así que aprovechamos para ir hasta nuestro albergue, Budget Backpackers, buen albergue y muy bien situado, no muy lejos de la Royal Mile.

P1180250

P1180251

P1180279

Ingenioso cartel sobre la venta de alcohol a menores

Ingenioso cartel sobre la venta de alcohol a menores

 

La Royal Mile es la calle más famosa de Edimburgo, que comunica el Castillo de Edimburgo, en la parte alta, con el Palacio Holyroodhouse, (una de las) residencia de la Reina de Inglaterra.

La distancia que separa estos dos edificios es de 1841’2 metros, dando lugar a la Royal Mile (milla escocesa), más próxima a la milla marítima (1.852 m.) que a la terrestre (1.609 m.). A lo largo de la milla escocesa se encuentran gran cantidad de callejones (closets) y patios interiores (courts).

P1180291

P1180274

P1180262

P1180265

P1180267

P1180280

P1180282

P1180287-2

P1180292

P1180295

P1180314

P1180315

P1180328

 

Algo que nos llamó la atención fue la cantidad de bancos con una pequeña placa conmemorativa que nos encontramos por las calles de Edimburgo. Pues bien, esta tradición no es exclusiva de la capital, y es que se trata de una tradición muy scottish.

Las familias pagan entre 1.500 y 3.000 libras, dependiendo de si el banco es de madera o aluminio, para que luzcan estas placas recordando a un ser querido. La duración de este pequeño monumento es de unos 20 años, tras los cuales la familia decide si quiere renovarlo.

P1180335

P1180337

P1180339

P1180342

P1180344

 

Otro de los puntos emblemáticos de Edimburgo es el puente de North Bridge, sobre la estación de tren de Waverley, y que une la Royal Mile con Princess Street, la calle más comercial de la capital.

Algo que también nos llamó la atención fue ver a casi todos los escoceses con una pequeña flor a modo de solapa junto al pecho (como la que aparece en las cruces de la imagen inferior). Se trata de la Poppy Scotland, una asociación para recaudar fondos para los veteranos de las Fuerzas Armadas Británicas y y familiares, a la vez que conmemorar a todos los escoceses caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

P1180355

P1180362

P1180364

P1180371

P1180377

P1180381

P1180390-2

Desayuno para empezar el día con fuerza

Desayuno para empezar el día con fuerzas

P1180395

P1180510

 

Probablemente el perro más famoso de Escocia sea Bobby, símbolo de la ciudad de Edimburgo y que cuenta con una estatua en una calle cercana a la Royal Mile.

El perro fiel‘, como también se conoce a este pequeño terrier, es el protagonista de una sorprendente historia de amor a su amo.  Tras la muerte de su dueño, John Gray, Bobby permaneció 14 años junto a la tumba de su dueño. En este artículo explican muy bien toda la historia sobre este héroe escocés.

P1180864

P1180556

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Archivado bajo viajes

Escocia: Glasgow y Stirling

 
Aprovechando que encontramos unos vuelos realmente baratos (31 euros i/v) hicimos una escapada de varios días a tierras escocesas. Nuestro vuelo llegaba al aeropuerto de Glasgow-Prestwick, y tengo que confesar que es la primera vez que Ryanair me la ha colado con el tema de la localización de sus aeropuertos.

La noche anterior comprobé que esta pequeña ciudad está en la costa occidental, a unos 40 km de Glasgow. Pero tampoco había que preocuparse mucho, ya que con trenes cada 20 minutos y descuento del 50% mostrando el billete del vuelo (3’5 libras) nos acabamos plantando de buena mañana en el centro de Glasgow en unos 40 minutos.
 
Estación trenes Glasgow, Escocia
 

Stirling

Antes de ir todo el mundo nos había hablado bastante mal de Glasgow: ciudad gris y nada bonita en comparación con Edinburgo. Así que una vez en Glasgow, hicimos el checkin en el hostal y nos marchamos hacia Stirling a pasar el día.

La mayor atracción de Stirling es su castillo renacentista del siglo XV y el monumento a William Wallace. La parte antigua de la ciudad tienen su encanto y bien merece una vuelta por este pueblo medieval.
 
Estación tren Stirling, Escocia

Stirling, Escocia

Stirling, Escocia

Stirling, Escocia

Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia
 
De camino hacia el castillo paramos en una colina dónde había un cementerio con grandes vistas de la zona. Aunque el día empezó bien, el tiempo cambió en cuestión de minutos y el cielo se tiñó de gris para recordarnos que estábamos en Escocia. La parte buena es que aunque el día este gris y llueva, suele hacerlo sin demasiada fuerza, así que no resulta molesto.

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia

Cementerio Stirling, Escocia
 
Desde el cementerio se puede observar el Castillo de Stirling, uno de los más famosos de Escocia. La entrada es bastante cara (14 libras), así que nos contentamos con verlo por fuera y disfrutar de las vistas.

Algo alejado del centro, al otro lado del río, destaca poderosa una torre: se trata del monumento a William Wallace. Llegar hasta allí sin coche lleva su tiempo, así que decidimos ir a dar una vuelta por el casco antiguo.
 
Castillo de Stirling, Escocia

Castillo de Stirling, Escocia

P1180127

Centro de Stirling, Escocia

Centro de Stirling, Escocia
Centro de Stirling, Escocia
Pub Stirling, Escocia
 

Glasgow

Como decía, mucha gente nos había hablado mal de Glasgow, pero también habíamos oído hablar (y bastante bien) de su vida nocturna, así que, siendo un viernes-post-halloween, decidimos darle una oportunidad y pasar la noche en la ciudad.
 
Glasgow, Escocia

P1180182
 
La parte bonita de Glasgow se limita a las calles peatonales del centro, repletas de todas las tiendas habidas y por haber. Un paraíso para los amantes de las compras.

Algo alejado del centro, merece la pena dar una vuelta por la zona universitaria, rodeada de un parque y espectaculares edificios, como la Galería de Arte y Museo de Kelvingrove. Pero hay que tener en cuenta el horario, ya que cierran a las cinco y media (como casi todos los sitios).
 
P1180185

P1180189

P1180200

Glasgow, Escocia

Glasgow, Escocia
 
Una de las curiosidades (y símbolos) de la ciudad es la de colocar un cono a la estatua del Duque de Wellington que hay frente a la galería de arte moderno, GoMA, que por cierto es gratuita, igual que muchos otras galerías y museos en el país.

Como decía, esta curiosa costumbre de colocar un cono en la cabeza de la estatua cuenta ya con más de 20 años de historia, y está tan extendida que incluso hay quienes se han atrevido con el merchandising.
 
Estatua cono Glasgow, Escocia
 
Así que en resumen, después de haber oído hablar tan mal Glasgow nos acabó gustando más de lo que pensábamos y una visita de, al menos, medio día sí que la merece.
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo viajes